Introducción

El paso del tiempo, el sol y otros agentes externos dejan huellas en la piel de la cara, cuello, escote. El fotorejuvenecimiento emplea la Luz Pulsada Intensa (IPL) para borrar manchas solares, rojeces, capilares rotos, poros dilatados y arrugas finas que dan a nuestro rostro un aspecto envejecido. Se trata de un método seguro, fácil de aplicar y que no requiere apenas tiempo de recuperación.

¿Qué es la luz intensa pulsada(IPL)?

El IPL es un moderno sistema de rejuvenecimiento que emite un haz de luz similar al del láser pero mucho más versátil ya que puede modificarse según el tipo de problema y la piel del paciente. El haz de luz se aplica sobre la piel a través de un gel, consiguiendo a lo largo de varias sesiones ir eliminando manchas solares y rojeces, así como estimular el colágeno dérmico para minimizar el poro y dar frescura y firmeza a la piel. Esta energía lumínica hay que aplicarla siempre a las dosis precisas, en lugares adecuados y supervisados por un especialista.

¿Cómo es el tratamiento?

El tratamiento completo consiste en alrededor de 5 sesiones de unos 20 minutos, espaciados entre 3 o 4 semanas. El haz de luz se aplica en todas las zonas a tratar (cara, cuello o escote) pero en cada caso con un objetivo concreto, como eliminar manchas, rojeces, poros dilatados… estimulando el colágeno para suavizar las arrugas finas, con lo que se consigue un rejuvenecimiento sin necesidad de cirugía. Se trata de un procedimiento completamente indoloro.

¿Requiere Período de Recuperación?

La gran ventaja de este sistema es que no necesita periodo de recuperación, permitiendo al paciente incorporarse a sus actividades en el mismo día. Cuando el paciente sale de la consulta después de una sesión de IPL, puede notar únicamente una ligera sensación de calor y su piel enrojecida transitoriamente. Posteriormente el paciente deberá seguir los consejos para el cuidado de su piel que le indique el especialista.